{lang: 'es'}

Parece que la “socialmediafobia” se extiende; hasta hace muy poco, solo afectaba a algunas empresas, más por desconocimiento que por otra causa, y  a unos cuantos autócratas, que por algo son autócratas (que conste que no estamos buscando equivalencias entre unas y otros, faltaría más). Pero hoy en día, hasta dirigentes razonables y democráticos comienzan a dar síntomas de ella.

Antes de continuar, una aclaración: aunque vamos a reflexionar sobre la relación entre las redes sociales y los recientes disturbios en Inglaterra, este no es un post político. Preferimos hablar, como hacemos casi siempre, de las aplicaciones de los Social Media al mundo de la comunicación, en cómo acercan a  “públicos” y “marcas”. Un enfoque más centrado en el marketing que en la psicología o en la sociología.

Lo que ocurre es que quizás el marketing o la publicidad puedan, por una vez, dar lecciones si no a la sociología, al menos sí a la política. Es una reflexión que planteaba Billie Edington, en The Social Disorder Network”  a través de unas interesantes preguntas: “En publicidad les decimos continuamente a nuestros clientes que las buenas prácticas en Social Media requieren transparencia, autenticidad y creación de vínculos. Y aquellos que escuchan consiguen crear vínculos más eficazmente… ¿Necesitan los gobiernos convertirse en mejores “escuchadores sociales”? ¿Si nuestro gobierno abriera más canales de discusión online ayudaría a lanzar más señales de transparencia a las masas? ¿Sentiríamos todos que tenemos más acceso a nuestro sistema político? La democracia es, por definición, la voz de gobierno de las masas. Si nuestro gobierno no está escuchando ni creando vínculos, ¿está haciendo su trabajo?”.

Sin duda, un gobierno de “social listeners” (y no de políticos que solo están en las redes en campaña electoral) es una buena idea. Ya que estamos hablando de Inglaterra, vamos a recuperar una vieja historia protagonizada por un grupo muy inglés, Radiohead. Nos la contaba Michael Stipe, nada más y nada menos: “Lo típico en un concierto de Radiohead es que todo el mundo cante todas las canciones… A veces, no puedes ni oír la voz de Thom Yorke (el cantante de la banda). Pero esta noche, la audiencia estaba callada… Nadie cantaba ninguna canción. Tocaron “No Surprises”, con la frase “The government, they don´t speak for us” y todo el mundo en la sala gritó esas palabras; a la siguiente frase, todos volvieron a callarse”.

Quizás estemos uniendo acontecimientos no relacionados entre sí pero, muy posiblemente, si los gobiernos supiesen escuchar todos estaríamos más dispuestos a sentir que sí hablan por nosotros. En cualquier caso, escuchar parece mejor camino que entrar en medidas preventivas que no van a ningún lado. Como bien afirmaban en alt1040: “La aparición de estas unidades de vigilancia, lejos de ayudar a mantener el orden, sólo contribuye a esta criminalización de la comunicación en línea, un paso más hacia un mundo donde la constante es vigilar y castigar”.

En Giga Om lo definen muy bien desde el titular de uno de sus artículos, “Echando la culpa a las herramientas “El papel que Twitter y otras herramientas sociales han jugado en los disturbios de Londres es idéntico al que han jugado en los levantamientos y manifestaciones en Túnez, Egipto y otros países… Han conseguido que la gente conecte y distribuya información rápida y fácilmente. Obviamente, eso ha permitido a algunos difundir informaciones manipuladas y planear actos de violencia, pero también ha permitido coordinar actos positivos”

Efectivamente, en las redes sociales también se ha llevado a cabo esa coordinación, aunque los medios masivos no se hayan fijado mucho en ella. Sirva como ejemplo el que refleja Nathaniel Tapley en una “Carta abierta a los padres de David Cameron”: “Los últimos días han revelado algunas verdades… El hecho de que los grupos #riotcleanup se organizaran antes incluso de que David Cameron hiciera una declaración pública es muy alentador”.

Dejemos la política. Volvamos al marketing para hablar de unos miedos diferentes, los de las empresas (aunque igual de infundados).  A principios de este mes, Jason Falls “cedía” su espacio en social media explorer a Erik Deckers, junto con quien ha escrito “No Bullshit Social Media: The All-Business, No-Hype Guide To Social Media Marketing” Erik comenzaba su post reflejando uno de los miedos más frecuentes que aún hoy siguen despertando las redes sociales en muchas marcas: “Si tuviéramos una página de Facebook, la gente podría dejar comentarios negativos en ella”. La respuesta es, por supuesto, obvia: “Estés en Facebook o no, la gente ya se está quejando de ti, y se lo están contando a tantos amigos como les sea posible”.

Y es que, a pesar de que “hay un amplio número de causas por las que las empresas sienten miedo y solo unas pocas razones por las que no deberían tenerlo”, éstas últimas, resumidas en cuatro puntos principales, “son más fuertes que cualquier excusa”.

1) “Los Social Media no se van a marchar: las empresas van y vienen, pero la comunicación en tiempo real no se va a ir a ninguna parte”.

2) “Los Social Media han conseguido una amplia aceptación más rápidamente que cualquier otro medio: a la televisión le llevó 13 años conseguir 50 millones de espectadores; Facebook consiguió 100 millones de usuarios en 9 meses”.

3) “Los Social Media son gratuitos: Facebook es gratis, Twitter es gratis, los blogs son gratis, asumiendo que tienes tiempo y conocimientos para usarlos. Si no es así, puedes contratar a gente para que los gestione por ti. No es diferente a contratar a personal o a profesionales externos para que gestionen tus anuncios en televisión. La única diferencia es que, una vez hayas contratado a tu equipo, las herramientas no tienen un coste de operación”.

4) “El marketing en Social Media puede medirse: ¿cómo mides un anuncio en televisión? ¿Cómo sabes cuántas personas han estado sentadas durante todo el anuncio y han comprado como resultado directo del mismo? Los medios masivos pueden darte estimaciones. Los Social Media pueden contarte cuánto tiempo ha dedicado alguien a un vídeo o un site, cuando hicieron click y adónde se marcharon”.  

Queremos terminar con una afirmación final de Erik: “No es demasiado tarde para empezar a hablar directamente y a escuchar directamente a tus consumidores. No hay nada de lo que asustarse, y hay mucha gente que te ayudará con las cuestiones difíciles”.

Por ejemplo, nosotros.

 

One response to "Miedo a las redes sociales"

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: {lang: ‘es’}Parece que la “socialmediafobia” se extiende; hasta hace muy poco, solo afectaba a algunas empresas, más por desconocimiento que por otra causa, y  a unos cuantos autócratas, que por algo son autócratas (q……

    8:44 am - 19/08/2011

Leave your response:

*

Acceder con Facebook