{lang: 'es'}

“Una imagen vale más que mil palabras”. Y, como ha quedado demostrado, muchas imágenes pueden llegar a valer mil millones de dólares. Pero en la semana del gran triunfo de lo “visual”, no vamos a centrar nuestro post en la compra de Instagram ni en su precio;  lo que queremos es cuestionarnos el valor de las imágenes o al menos, plantearnos si están relegando a otros contenidos en las redes sociales.

Por supuesto, confrontar imágenes y palabras, como si fueran elementos opuestos, es un punto de partida equivocado y, además, falso. Pero esos 1.000 millones pagados por Instagram (justo después de su lanzamiento para Android ya sorprendía que se hablase de 500 millones de valoración estimada) y otras noticias como el imparable crecimiento de Pinterest, han provocado que algunos expertos se pregunten si los Social Media están en camino de volverse “exclusivamente visuales”.  Como dirían los clásicos, vamos por partes.

El triunfo de la imagen: Pinterest ya es medalla de bronce

Y solo le ha costado dos años conseguirla. El pasado mes de diciembre, ya entró en el Top Ten; ahora, tras un crecimiento de más del 50% entre enero y febrero, ya es la tercera, según un estudio de Experian citado en Venture Beat. Siempre hablando de datos referidos a  Estados Unidos, claro.

¿Por qué este crecimiento? Citamos el artículo de Shaun Hinklein que mencionábamos en la introducción de este post: “Dudo que sea por lo revolucionario de Pinterest, o porque sea única comparada con otras redes”. Su explicación es el “shiny-new-toy syndrome”; siendo justos, quizás no baste para explicar el éxito de los pins. Pero lo más interesante del punto de vista de Shaun es que se plantea si éxito de Pinterest contribuye, de alguna manera, a “destruir la conversación”.

Cómo conseguir que las palabras no se queden atrás

O dicho de otra manera, ¿deberían los máximos representantes del  “poder de la palabra”, los libros, volverse más sociales para competir en igualdad de condiciones? Mathew Ingram lanzaba la pregunta en GigaOm, citando a Clive Thompson“Pese al rápido crecimiento de los e-books y al lanzamiento de servicios creados para añadir “social features” a los libros, el acto de leer continúa siendo, en esencia, una actividad solitaria. El escritor y blogger Clive Thompson afirma que en el futuro los libros serán tan sociales como otras formas de escritura, integrando comentarios y conversaciones pero, ¿es eso lo que quieren los lectores?”

Empecemos a responder la pregunta viendo algunos de esos servicios. Por ejemplo, Findings, “un site que pretende hacer más social la lectura, permitiendo a los usuarios compartir textos que han seleccionado de libros” o Readmill,  con su ilustrativo lema “Books have a big future”. Parece que ninguno de ellos ha despertado, de momento, una gran pasión entre los amantes de los libros. ¿Por qué?

Puede que exista un “problema generacional”. Según Mathew, mis amigos me dicen que no tienen ningún interés en hacer que sus libros sean más sociales y algunos incluso prefieren leer en un Kindle porque así no se distraen con otras cosas. Pero las encuestas realizadas entre usuarios más jóvenes muestran que no les gustan los e-readers precisamente porque no son sociales, y los Social Media se han convertido en una forma de vida para ellos”.

Definir que es una “lectura social” quizás ayude a unir a lectores jóvenes y “clásicos”; el punto de encuentro puede no estar en la lectura en sí, sino en lo que haces después con ella. Encontramos una cita interesante de Clay Shirky en, precisamente, Findings: “Social Reading, tal y como siempre he entendido el concepto, es la lectura que te reconoce no como consumidor, sino como usuario. Vas a hacer algo con tu lectura, y ese algo va a involucrar a un grupo de personas. Lees un libro. Lo siguiente que vas a hacer, si te ha parecido interesante, es comentarlo con alguien. Dado que la mayoría de nuestros media en el siglo XX se desarrollaban en tiempo real y, por lo tanto, con poca capacidad para ser compartidos, guardados, etc., separamos el consumo de la reproducción y el uso de los media. No nos vemos como usuarios de los media, que es lo que somos en realidad”.

Profundicemos un poco más: “Social Reading no es ninguna categoría nueva. Todos extractamos, anotamos, compartimos, discutimos, citamos y mezclamos. Todo al mismo tiempo. Lo que hace es introducir la idea del texto como un objeto utilizable. La idea de que lo leeré y luego haré algo con él. Esas acciones siempre estuvieron conectadas, pero simulábamos que no lo estaban, porque los libros no tenían esas posibilidades”.

En definitiva, como afirma Clay, sites como Findings aplican la lógica de Flickr a la lectura y a cómo se puede compartir esa lectura.

Y para terminar, la gran noticia de la semana: sí, la compra de Instagram

Nos ha encantado este post de Carlos Bravo en Marketing Guerrilla:“10 razones para no escribir sobre la compra de Instagram por Facebook y 1 razón para hacerlo”. Efectivamente, como no íbamos a ser los primeros (la propia naturaleza de este blog lo hace imposible), es poco creativo, no sirve para el SEO y no somos los fundadores de Instagram para aportar contenidos de valor añadido, no queríamos convertir a la compra en la protagonista de nuestro blog. De hecho, ni siquiera cumplimos el único requisito que establece Carlos para hablar de ella: estar en contra. Tampoco es que vayamos a defenderla contra viento y marea; simplemente, queremos dar por cerrado este tema (y este post) con una reflexión que, no por obvia, deja de ser interesante y útil recordar. La firma Courtney Boyd Myers: “Every time you love a service, it gets closer to being acquired”.

Por supuesto, no dejéis de amarlos solo por eso. Buen fin de semana a todos.

 

 

One response to "Pinterest y Social Reading"

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: {lang: ‘es’}“Una imagen vale más que mil palabras”. Y, como ha quedado demostrado, muchas imágenes pueden llegar a valer mil millones de dólares. Pero en la semana del gran triunfo de lo “visual”, no vamos a centra……

    8:14 am - 13/04/2012

Leave your response:

*

Acceder con Facebook